• Inicio /
  • No hay secretos para los algoritmos

No hay secretos para los algoritmos

Ellos pueden predecir nuestra personalidad, sentimientos, opinión política, preferencias sexuales o incluso aquello que no estamos dispuestos a asumir.

Frente a la pregunta de quién nos conoce mejor, la respuesta suele variar entre papás, amigos o pareja. Hoy estas respuestas no son tan evidentes como pensábamos, existe una gran probabilidad de que sean los algoritmos quienes más y mejor nos conozcan. Ellos pueden predecir nuestra personalidad, sentimientos, opinión política, preferencias sexuales o incluso aquello que no estamos dispuestos a asumir. Lo fascinante de los algoritmos, es que podemos abrirlos, mirar dentro de estos “cerebros” de la Inteligencia Artificial y descubrir: qué, cuándo y cómo funcionan. En esta charla aprendimos, a través del conocimiento de los algoritmos, cosas sorprendentes sobre la naturaleza humana y sobre los procesos sociales a gran escala. Martin Hilbert exploró algunas de las cosas que los algoritmos nos han enseñado acerca de nosotros mismos durante los últimos años.

QUIENES PARTICIPAN

Imagen de moderador
Martin Hilbert

Doctor en Comunicaciones por la U. de Southern California (EE.UU.), y en Economía y Ciencias Sociales por la U. Friedrich-Alexander…

Leer más

OTROS CONTENIDOS QUE PUEDEN INTERESARTE

Imagen

Agujeros negros gigantes y su rol en la evolución del cosmos

Durante décadas los agujeros negros han sido fuente de mitos y temores, pero lejos de ser objetos exóticos, estos forman ya parte cotidiana del panorama...

Imagen

Territorios convergentes

Históricamente, artistas, científicos y artesanos han trabajado en conjunto examinando el mundo vivo para entender...

Imagen

El futuro no tiene futuro

La escritora canadiense Margaret Atwood es hoy tanto un ícono feminista como un ícono de la ciencia ficción. Sus más de cincuenta libros son retratos de una humanidad que pasa de mundos soñados (utopías) a mundos de pesadillas (distopías)...

Imagen

Big Data y democracia

La revolución de los datos está destruyendo la democracia tal y como la conocemos con la vigilancia, la manipulación de la opinión...