Navegantes en el Desierto

Cuando el cielo se inscribe en el camino

Verdaderos dispositivos de medición del tiempo y del calendario hasta hoy desconocidos e inexplorados

En el desierto de Atacama, junto al Camino Inka o Qhapaq Ñan, en el área conocida como el “Gran Despoblado” de condiciones climáticas y geográficas duras, existen los “saywas”: columnas de piedra que en hileras dibujan una línea transversal, y que en días de solsticios o equinoccios estarían alineadas con el punto de salida del sol. Verdaderos dispositivos de medición del tiempo y del calendario hasta hoy desconocidos e inexplorados. Conoceremos el trabajo de arqueólogos, astrónomos, historiadores, antropólogos, y habitantes de las comunidades locales que permitieron investigar por primera vez los “saywas”, en un proyecto colaborativo del Museo Chileno de Arte Precolombino, Minera Escondida / BHP, Observatorio ALMA, y Conaf.

QUIENES PARTICIPAN

Imagen de moderador
Cecilia Sanhueza

Doctora en Historia con mención en Estudios Andinos por la U. Católica del Perú. Fue investigadora del Museo Arqueológico…

Leer más
Imagen de moderador
José Berenguer

Estudió en la U. de Chile. PhD en Antropología por la University of Illinois at Urbana-Champaign. Curador Jefe del Museo Chileno de Arte Precolombino…

Leer más
Imagen de moderador
Matilde Burgos

Estudió en la U. Católica. Es presentadora de CNN Chile, y conductora de «Duna en Punto» en Radio Duna…

Leer más

OTROS CONTENIDOS QUE PUEDEN INTERESARTE

Imagen

Qué #@$%& es la biodiversidad…

¿Qué es lo que necesitamos en todas partes, pero que casi nadie ve? Se trata de la biodiversidad, la vida en toda su riqueza y complejidad...

Imagen

Una memoria interminable

La conversación giró en torno al tratamiento del género en la literatura, un tema siempre sensible para Almudena Grandes, y a su visión de la sociedad hispana...

Imagen

Las vacunas, inocentes hasta que se pruebe lo contrario

La esperanza de vida se ha doblado en los últimos doscientos años. En efecto, llegaba casi a los cuarenta años en 1800, mientras hoy...

Imagen

Queridas y odiadas máquinas