• Inicio /
  • Memoria y olvido de Shakespeare

Memoria y olvido de Shakespeare

1616, 1916, 2016

Y en el proceso de recordarlo, ¿cuánto lo olvidamos?

Gordon McMullan es el creador y director en Londres de la más importante celebración del cuarto centenario de la muerte de Shakespeare: Shakespeare400. Esta celebración ha convocado diversas manifestaciones culturales a lo largo del mundo, desde conciertos y óperas basadas en la obra del autor, pasando por espectáculos de danza, teatro, poesía, arte, recitales, la publicación de antologías y revistas, y un gran número de conferencias y debates sobre el legado y el impacto del bardo. Pero ¿por qué recordamos a Shakespeare? Y en el proceso de recordarlo, ¿cuánto lo olvidamos? Esta fue una reflexión acerca de la naturaleza de la conmemoración, mirando hacia atrás un siglo, cuando en medio de la Primera Guerra Mundial se celebró el tercer centenario de su muerte. ¿Cuáles fueron las consecuencias de las celebraciones de 1916? ¿Cómo se conecta esto con la ética de la memoria y el olvido colectivo en contextos nacionales y globales?

QUIENES PARTICIPAN

Imagen de moderador
Gordon McMullan

Catedrático de Literatura Inglesa y director del London Shakespeare Centre en el King’s College de Londres (GB). Por su proyecto Shakespeare400…

Leer más

OTROS CONTENIDOS QUE PUEDEN INTERESARTE

Imagen

Matta no existe

En el año de su centenario, dos de su seres más cercanos se dieron cita en Puerto de Ideas para realizar un homenaje a este artista multifacético...

Imagen

Narrar en la página y en la pantalla

Las relaciones, a veces cordiales, a veces turbulentas, entre el cine y la literatura fue el núcleo de este panel. Los interlocutores son dos...

Imagen

Una vida tras las cámaras

Aunque reside desde el año 1973 en Francia, Valeria Sarmiento visita frecuentemente Chile. Su cine, una obra singular y nada fácil de definir...

Imagen

Navegando entre puertos

El misterio de Valparaíso. De puerto secundario en los años de la colonia a estrella ascendente del firmamento marino en el XIX. Y la lenta decadencia...