Matta no existe

Matta, como persona, como creador

En el año de su centenario, dos de su seres más cercanos se dieron cita en Puerto de Ideas para realizar un homenaje a este artista multifacético, creador de mil caras, humanista consumado, Roberto Matta Echaurren. Ramuntcho Matta, hijo del pintor y Eduardo Carrasco, su gran amigo y confesor, no tienen las mismas percepciones respecto a lo que fue y lo que significa Matta, como persona, como creador. Cada uno tiene en sí a “su” Matta. ¿Qué es Matta? ¿Qué Mattas existen? ¿Existe Matta? se preguntaron. En esta ocasión intercambiaron opiniones y experiencias, acompañados por algunas imágenes de la película que Ramuntcho estaba realizando entonces sobre su padre. Una conversación donde los recuerdos, la inmersión en el ímpetu creador de Matta y un mar de anécdotas invitaron al público a una navegación segura por las turbulentas aguas del océano Mattesco.

QUIENES PARTICIPAN

Imagen de moderador
Ramuntcho Matta

Nacido en 1960 en París, fue discípulo de John Cage. Tras algunos discos experimentales y exploraciones en el pop y disco, su producción…

Leer más
Imagen de moderador
Eduardo Carrasco

También músico, compositor, escritor y director fundador del grupo Quilapayún. Ha publicado una veintena de libros, entre…

Leer más

OTROS CONTENIDOS QUE PUEDEN INTERESARTE

Imagen

La Habana: novela negra e historia

Leonardo Padura, uno de los escritores más leídos de la Cuba contemporánea, vive y escribe desde dentro de la isla. La idea de una literatura...

Imagen

El cambio climático ya impactó a las sociedades prehistóricas

Empleando una serie de métodos diferentes, como el análisis de fecas dejadas por roedores, fósiles en la Pampa del Tamarugal y restos de antiguos humedales...

Imagen

Viaje al Chile antes de Chile

Las noticias sobre el hallazgo de un dinosaurio que habitó Chile hace 148 millones de años fue portada de la revista Nature. Nuevas excavaciones...

Imagen

Los límites de Babel

Uno de los mayores descubrimientos de la lingüística moderna es que toda gramática cumple estrictamente con una serie de “principios universales”...