• Inicio /
  • Literatura y fútbol, el gol de la cultura

Literatura y fútbol, el gol de la cultura

¿Por qué no se puede renunciar al club de tus escalofríos?

¿Dónde se encuentran la literatura y el fútbol? ¿Es la pelota una excusa para contar la tragedia, la comedia, el absurdo? ¿Hasta dónde el fútbol significa en la vida adulta recuperar lo mejor de la infancia? ¿Por qué este juego nos apasiona y acabamos escribiendo de él, o a partir de él? Algunos de los libros que hemos escrito y que más nos revelan: Dios es redondo y Los once de la tribu (Juan Villoro); Nuevas cosas del fútbol, Diccionario ilustrado del fútbol; y Soy de la U (Francisco Mouat). Escritores fanáticos del fútbol que leemos y citamos: Javier Marías, Roberto Fontanarrosa, Osvaldo Soriano, Martín Caparrós, Eduardo Sacheri, Nick Hornby, Diego Lucero. Referencias ineludibles: el cuento 19 de diciembre de 1971 y la película El secreto de sus ojos. ¿Por qué no se puede renunciar al club de tus escalofríos? Los goles y el tiempo. El autogol y la maldad.

QUIENES PARTICIPAN

Imagen de moderador
Juan Villoro

También es ensayista, autor de libros infantiles y traductor. Fue jefe de redacción de Pauta y director de La Jornada Semanal. Profesor de Literatura en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)…

Leer más
Imagen de moderador
Francisco Mouat

Estudió en la U. Católica de Chile. Fue redactor en revista Apsi (1984-1989), periodista del programa de TV El Mirador, director del semanario deportivo…

Leer más

OTROS CONTENIDOS QUE PUEDEN INTERESARTE

Imagen

Cancelación y furia iconoclasta

Las estatuas y monumentos, medios de representación de visiones de mundo, han sido históricamente objetos de ataque en momentos...

Imagen

Conversando sobre los Sonidos de ALMA

Tanto el sonido como la luz se comportan como ondas. Sin embargo, tienen propiedades distintas. Mientras el sonido requiere...

Imagen

Una escuela para la vida

En este manifiesto sobre el sentido último de la educación, Nuccio Ordine invita a estudiantes y profesores a resistir a la dictadura del utilitarismo que tanto...