• Inicio /
  • La nueva transparencia de la cultura digital

La nueva transparencia de la cultura digital

El destino de nuestra sociedad digital nos obliga a convertirnos en una sociedad transparente

Hoy, toda la información sobre nosotros es absorbida por el big data, ese imparable tsunami de datos que generamos segundo a segundo, a medida que creamos, almacenamos y enviamos contenidos por la red. Una tendencia irreversible que, además, está adquiriendo valor comercial y social, donde no importa la seguridad de las personas sino saberlo todo sobre ellas. El destino de nuestra sociedad digital nos obliga a convertirnos en una sociedad transparente; al contrario de lo que pasó con la alfabetización, que nos transformó en individuos opacos. Esa ética de la opacidad, que garantizaba la privacidad de las personas, se prolongó desde los tiempos de extorsión y “cuestionamiento” de la Inquisición Española hasta la separación de la Iglesia y el Estado y la llegada del individuo privado. La pregunta que nos debemos hacer hoy es qué tipo de orden ético debe prevalecer en esta era digital para evitar el tipo de tiranía que caracterizó a los períodos anteriores.

QUIENES PARTICIPAN

Imagen de moderador
Derrick de Kerckhove

Fue director del programa Cultura y Tecnología McLuhan en la U. de Toronto. Es miembro de la Facultad de Sociología de la U. Federico II…

Leer más

OTROS CONTENIDOS QUE PUEDEN INTERESARTE

Imagen

Intestino y cerebro

Durante las últimas décadas la ciencia ha investigado el vínculo entre la microbiota intestinal y el cerebro...

Imagen

Conversación de Pablo Chiuminatto con José Oplustil

La música clásica cambió desde 1945, con experiencias sonoras, tecnologías y técnicas de interpretación que han impactado en el repertorio

Imagen

De Chile al Universo, futuros observatorios

Cuatro nuevos observatorios astronómicos deslumbrarán al mundo con sus descubrimientos sobre el Universo en la próxima década...

Imagen

Willygood

Danza, teatro y música se combinan en este espectáculo de tres números interpretados por los acróbatas Natalie Good y William Thomas, acompañados...