• Inicio /
  • La Habana: novela negra e historia

La Habana: novela negra e historia

Retratar a su país y la decepción de una generación −la suya− que lo dio todo por la revolución

Leonardo Padura, uno de los escritores más leídos de la Cuba contemporánea, vive y escribe desde dentro de la isla. La idea de una literatura nacional funciona todavía en el imaginario de este autor que escribió sobre el asesinato de Trotsky en El hombre que amaba a los perros, un libro que tiene parte de ficción y otra de crónica histórica. Porque Padura, periodista, reivindica este oficio como una escuela para aprender a contar la realidad. Realidad que a través del género policial, y en la voz de su reconocido personaje Mario Conde −un descreído inspector de la policía cubana−, ha sabido abordar para retratar a su país y la decepción de una generación −la suya− que lo dio todo por la revolución. “A mí no me gusta que me identifiquen con nada”, ha dicho categórico. “Yo me quedé en Cuba para escribir”.

QUIENES PARTICIPAN

Imagen de moderador
Leonardo Padura

También se desempeña como periodista y guionista de cine. Conocido por sus novelas policiacas del detective Mario Conde, es autor de El hombre que amaba a los perros…

Leer más
Imagen de moderador
Christopher Domínguez Michael

Autor, entre otros títulos, de Vida de Fray Servando (Ediciones Era, 2004. Premio Xavier Villaurrutia 2004); y Octavio Paz en su siglo (DeBols!llo, 2019). Columnista…

Leer más

OTROS CONTENIDOS QUE PUEDEN INTERESARTE

Imagen

De la ciencia al arte y del arte a la ciencia

Durante sus años como investigador y académico, Ingold fluctuó entre su compromiso con la ciencia y su compromiso...

Imagen

Un viaje al interior del cerebro

Los seres humanos tenemos la capacidad de interactuar favorablemente con el medio ambiente que nos rodea, nuestro ecosistema...

Imagen

Ciudades y culturas urbanas

La ciudad, vista no solo como trazado urbano, dibuja estructuras de sentimientos. Esquemas donde, además de las vistas del decorado arquitectónico...

Imagen

Plegar, desplegar, dibujar y calcular

“El misterio aparece ya en una simple servilleta plegada o desplegada. ¿Cuántas veces en vez de limpiarme la boca luego de una copiosa...