• Inicio /
  • Elogio de la duda, contra los “traficantes” de certezas

Elogio de la duda, contra los “traficantes” de certezas

Porque la duda no contrasta con la verdad, sino que, por el contrario, estimula la investigación que nos llevará a su posible encuentro

Ningún filósofo ni ningún científico puede reclamar la posesión de una verdad absoluta. Cuando realmente crees en la verdad, sabes que la única forma de mantenerla viva es cuestionarla constantemente. Quienquiera que esté seguro de poseer la verdad, ya no siente la necesidad de dialogar, de escuchar al otro, de confrontarse auténticamente con la variedad de lo múltiple. En cambio esas mentes curiosas y estudiosas que aman la verdad, sienten la necesidad de buscarla y negarla constantemente. Porque la duda no contrasta con la verdad, sino que, por el contrario, estimula la investigación que nos llevará a su posible encuentro. Aceptar la falibilidad del conocimiento, reconocer la importancia de la duda, admitir la fuerza vital del error, son algunas de las reflexiones que nos planteó el filósofo Nuccio Ordine; para quien la mejor manera de mantener viva la investigación científica es continuar cuestionando cada nuevo descubrimiento, cada nueva “verdad”.

QUIENES PARTICIPAN

Imagen de moderador
Nuccio Ordine

Académico de la U. de Calabria (Italia). Es miembro del Harvard University Center for Italian Renaissance Studies, de la Fundación Alexander von…

Leer más

OTROS CONTENIDOS QUE PUEDEN INTERESARTE

Imagen

La historia, la crónica, la novela

Javier Cercas, uno de los novelistas europeos más destacados de la actualidad, tiene una larga relación con Chile que nació de su amistad con...

Imagen

Cantos de un ensueño azul

La oralidad ha sido un espacio principal en la trayectoria de Elicura Chihuailaf, para él en ella habita una visión de mundo. En su infancia...

Imagen

La pasión y la condena

El autor nos guía en un viaje alrededor de una mesa, la del escritor de cciones. La ardua y solitaria lucha con la página en blanco, plagada de múltiples incertidumbres y dudas...