• Inicio /
  • Elogio de la duda, contra los “traficantes” de certezas

Elogio de la duda, contra los “traficantes” de certezas

Porque la duda no contrasta con la verdad, sino que, por el contrario, estimula la investigación que nos llevará a su posible encuentro

Ningún filósofo ni ningún científico puede reclamar la posesión de una verdad absoluta. Cuando realmente crees en la verdad, sabes que la única forma de mantenerla viva es cuestionarla constantemente. Quienquiera que esté seguro de poseer la verdad, ya no siente la necesidad de dialogar, de escuchar al otro, de confrontarse auténticamente con la variedad de lo múltiple. En cambio esas mentes curiosas y estudiosas que aman la verdad, sienten la necesidad de buscarla y negarla constantemente. Porque la duda no contrasta con la verdad, sino que, por el contrario, estimula la investigación que nos llevará a su posible encuentro. Aceptar la falibilidad del conocimiento, reconocer la importancia de la duda, admitir la fuerza vital del error, son algunas de las reflexiones que nos planteó el filósofo Nuccio Ordine; para quien la mejor manera de mantener viva la investigación científica es continuar cuestionando cada nuevo descubrimiento, cada nueva “verdad”.

QUIENES PARTICIPAN

Imagen de moderador
Nuccio Ordine

Académico de la U. de Calabria (Italia). Es miembro del Harvard University Center for Italian Renaissance Studies, de la Fundación Alexander von…

Leer más

OTROS CONTENIDOS QUE PUEDEN INTERESARTE

Imagen

Conversación de Pablo Chiuminatto con José Oplustil

La música clásica cambió desde 1945, con experiencias sonoras, tecnologías y técnicas de interpretación que han impactado en el repertorio

Imagen

La ética, el alma de una sociedad justa

Las personas podemos ser morales o inmorales, pero no amorales. Y lo mejor que podemos hacer, sostiene Adela Cortina, es sacar partido de esa...

Imagen

La hierba florece de noche

El título viene de una imagen usada por el filósofo alemán Friedrich Nietzsche para decir que los grandes cambios siempre surgen lejos de las luminarias...

Imagen

La ética, el alma de una sociedad justa

Las personas podemos ser morales o inmorales, pero no amorales. Y lo mejor que podemos hacer, sostiene Adela Cortina, es sacar partido de esa...