• Inicio /
  • Dioses asesinos, el lazo histórico entre violencia y religión

Dioses asesinos, el lazo histórico entre violencia y religión

Su experiencia vital y profesional en los últimos treinta años lo han llevado a concluir que violencia y religión están tan íntimamente ligadas

Jon Lee Anderson ha reporteado desde diversas zonas en conflicto a lo largo del mundo, en un esfuerzo por comprender la naturaleza de la violencia política. Creció en países como Corea del Sur, Taiwán, Colombia, Liberia e Indonesia, siempre consciente de la cuestionable legitimidad de muchos de sus gobiernos que llegaron al poder a través del derramamiento de sangre. Su experiencia vital y profesional en los últimos treinta años lo han llevado a concluir que violencia y religión están tan íntimamente ligadas que no es difícil sino imposible separarlas. ¿Es acaso la religión la máxima expresión de la violencia? Esta es la pregunta que motivó la conversación sobre sus nociones de este fenómeno que ha teñido el escenario político mundial de las últimas décadas.

QUIENES PARTICIPAN

Imagen de moderador
Jon Lee Anderson

Colaborador desde 1998 de la revista The New Yorker. Ha perfilado varios políticos contemporáneos, incluyendo Hugo Chávez, Augusto Pinochet…

Leer más

OTROS CONTENIDOS QUE PUEDEN INTERESARTE

Imagen

Tres voces y una tribu

Este panel reunió a tres jóvenes escritores latinoamericanos que se han dedicado a narrar lo que sucede en sus respectivos países desde adentro...

Imagen

Molo de abrigo, pensando un recorrido visual

Luego de trazar un mapa y un recorrido por Valparaíso a partir de un circuito de cinco galerías y espacios de arte, que se fundirán para formar un virtual molo de abrigo, surge esta conversación entre distintos actores del circuito de artes visuales...

Imagen

Libros a la hoguera

Un diálogo con Alberto Manguel, escritor, ensayista, editor, traductor, inventor de mundos de papel, a quien lo marcaron los viajes y los libros...

Imagen

Puerto de Ideas 2011 – 2015


Este libro recoge trazos que, al mismo tempo, son marcas del pasado, y que como todo objeto lanzado al porvenir, reservan un fragmento de historia para las futuras audiencias...