• Inicio /
  • Cuando el populismo se toma el espacio público

Cuando el populismo se toma el espacio público

Los mecanismos tradicionales de conformación de la opinión pública están dando paso a nuevas formas y espacios.

El populismo es, en gran medida, una “lógica de acción política” que se consume prácticamente en su actividad performativa, en sus “intervenciones” públicas, en la ágil, activa y continua comunicación, en la creación de estereotipos y enmarques que facilitan la construcción de un nosotros y su contraste con el adversario. Esto se ve favorecido por la pérdida de autoridad de la prensa de calidad y el papel central que cobran las redes sociales, con su desprecio a la deliberación racional y a la realidad fáctica, el predominio de lo emocional sobre lo reflexivo o de las pasiones sobre el conocimiento experto. Los mecanismos tradicionales de conformación de la opinión pública están dando paso a nuevas formas y espacios. ¿Cuál es la naturaleza de este nuevo contexto? ¿Qué ha motivado la explosión de los populismos en las últimas décadas, incluso en países con larga tradición democrática? ¿Cómo comprender los cambios en la reconstrucción del espacio público?

QUIENES PARTICIPAN

Imagen de moderador
Fernando Vallespín

Es profesor de Ciencia Política en la U. Autónoma de Madrid, donde ha ocupado cargos como el de Vicerrector de Cultura, el de director de departamento de Ciencia Política…

Leer más

OTROS CONTENIDOS QUE PUEDEN INTERESARTE

Imagen

Ciudades de tinta

La historieta es un mapa de los afectos de cualquier país. Si miramos con atención cómics como Condorito, La Chiva, Super Cifuentes o Anarko...

Imagen

El oficio del historiador

La participación del historiador Carlo Ginzburg se estructura en torno a una reflexión sobre su oficio y sus condicionantes, que delimitan el terreno...

Imagen

¿Cómo terminará el capitalismo?

Wolfgang Streeck sostiene que la sociedad capitalista actual no es capaz de encontrar respuestas ágiles a los problemas derivados de un crecimiento...

Imagen

Queridas y odiadas máquinas