ARN mensajero

De la ciencia a la supervivencia

Vacunas contra el covid-19

Pfizer/BioNtech fue la primera vacuna aprobada contra el Covid-19. Esta se basó en una tecnología revolucionaria: la del ARN mensajero (ARNm), que enseña a nuestras células a fabricar una proteína para generar respuestas inmunitarias dentro de nuestro organismo. Esta tecnología es resultado de décadas de investigación, y se empezó a desarrollar con un objetivo muy diferente, el de encontrar nuevas formas para vencer el cáncer. En esta imperdible conversación, el destacado oncólogo austriaco Christoph Huber,  co-fundador de BioNTech, se referirá al largo camino recorrido para dar con esta crucial tecnología de ARNm, que hoy, al verificar su eficacia, da paso a esperanzadoras posibilidades para  generar, en un futuro próximo, las primeras vacunas contra diferentes tipos de cáncer.

QUIENES PARTICIPAN

Imagen de moderador
Christoph Huber

Estudió medicina en la U. de Innsbruck (Austria), donde se formó como especialista en medicina interna. Posteriormente se especializó en inmunología y trasplante de células madre. Trabajó en el Karolinska Institute for Tumor Biology, en el Department of Immunology del Wallenberg Institute (ambos en Estocolmo)

Leer más

OTROS CONTENIDOS QUE PUEDEN INTERESARTE

Imagen

El cuidado, un nuevo humanismo

El cuidado aparece hace poco tiempo como un tema público en Chile. Pero una sociedad que no se hace cargo del bienestar físico y emocional cotidiano de las personas dependientes, las niñas y niños, las personas con discapacidad...

Imagen

La segunda vida del agua

La evolución natural de la sociedad nos ha llevado a ser testigos de realidades tan terribles como que un niño muere cada noventa segundos...

Imagen

La segunda juventud

Se cree que la adolescencia marca la transición más complicada y dolorosa en la maduración de las personas, pero luego se avanza a una etapa posterior —tal vez...

Imagen

Cervantes y nosotros

¿Qué convierte a El Quijote en la primera novela moderna? No hay dos lectores que den la impresión de haber leído el mismo Quijote...