• Inicio /
  • Ojos que no ven ¿corazón que no siente?

Ojos que no ven ¿corazón que no siente?

¿A qué nos ha llevado nuestra creciente disociación de la Naturaleza?

El valor de la diversidad biológica es inmenso para la humanidad. Nuestro bienestar depende en gran parte de ella, en virtud de los que nos provee: alimentos, agua dulce y suelos fértiles para sobrevivir, medicinas, fibras textiles para cuidarnos y arroparnos, y otras materias primas. Sin embargo, las especies y ecosistemas están severamente amenazados por nuestra propia acción sobre la Tierra, que ha puesto en riesgo muchas formas de vida, e incluso, nuestra completa existencia. Esta conferencia analizó esta paradoja en sus diferentes aspectos, incluyendo la relevancia biológica y cultural de la biodiversidad, las causas próximas y últimas que la amenazan y las formas de resolver las contradicciones. ¿A qué nos ha llevado nuestra creciente disociación de la Naturaleza? ¿Por qué persistimos en la ceguera que emerge a consecuencia de perder experiencia con la biodiversidad? ¿Cómo podemos reconectarnos con nuestro entorno y lograr condiciones que aseguren mantener la vida, incluyendo la nuestra?

QUIENES PARTICIPAN

Imagen de moderador
Javier Simonetti

Doctorado de la U. de Washington, Seattle (USA). Su trabajo busca proveer las bases científicas y culturales para apoyar el desarrollo…

Leer más

OTROS CONTENIDOS QUE PUEDEN INTERESARTE

Imagen

Elogio de la duda, contra los “traficantes” de certezas

Imagen

Cambio climático ¿hacia una mirada verde?

El cambio climático, consecuencia de la emisión de gases de efecto invernadero, es el gran desafío de la primera mitad del Siglo XXI...

Imagen

Bosques azules

El director de Bosques azules (2021), Philip Hamilton y su narradora, la actriz Leonor Varela, se reunirán en esta apasionante conversación para profundizar en la importancia del cine documental para la protección de los ecosistemas del mar y, en específico, la importancia de los bosques de algas.

Imagen

James Webb, 30 días al límite

El 22 de diciembre de 2021, se inició una misión donde se jugaba el todo o nada, sin márgenes para el error. Tras 25 años de un meticuloso trabajo, y luego de siete años de retraso, el telescopio James Webb fue enviado al espacio para revolucionar la forma en que miramos el universo...