• Inicio /
  • Máquinas que aprenden solas, el futuro de la I.A.

Máquinas que aprenden solas, el futuro de la I.A.

Esta charla revisó qué es el aprendizaje automático y por qué está en el centro del progreso reciente en Inteligencia Artificia

Aprender a través del ejemplo o de la experiencia es algo que para los seres humanos no tiene nada de especial, pero parece imposible de imaginar para las máquinas. Recientemente, esta forma de enseñar se ha convertido en la base de la tecnología de aprendizaje automático, que ha tenido innegables y extraordinarios éxitos, como por ejemplo, en la traducción automática. Esta charla revisó qué es el aprendizaje automático y por qué está en el centro del progreso reciente en Inteligencia Artificial. Discutimos lo que todo esto implica en cuanto a las perspectivas de la ciencia de la computación en el futuro, sus posibilidades y riesgos.

QUIENES PARTICIPAN

Imagen de moderador
Leslie Valiant

Doctor en Ciencias de la Computación de la U. de Warwick (GB). Profesor de Ciencias de la Computación y Matemáticas Aplicadas del T. Jefferson Coolidge en Harvard…

Leer más
Imagen de moderador
Pablo Marquet

Doctor en Biología por la U. de New Mexico (EE.UU.). Profesor del Departamento de Ecología de la U. Católica e investigador…

Leer más

OTROS CONTENIDOS QUE PUEDEN INTERESARTE

Imagen

Darwin y los virus

En esta conferencia el biólogo mexicano Antonio Lazcano abordó los virus desde el punto de visto evolutivo. Estos, al igual que cualquier...

Imagen

La explotación mercantil del pasado

Los autores sostienen en este ensayo que una nueva economía está surgiendo en los países desarrollados, la que se dedica a explotar un nuevo y fecundo yacimiento: el pasado...

Imagen

Descubriendo Ñamérica

¿Cómo entender un territorio más allá de sus mitos y lugares comunes? Para Martín Caparrós, uno de los nombres más importantes de la crónica latinoamericana, esta región se llama, o se podría llamar, Ñamérica...

Imagen

James Webb, 30 días al límite

El 22 de diciembre de 2021, se inició una misión donde se jugaba el todo o nada, sin márgenes para el error. Tras 25 años de un meticuloso trabajo, y luego de siete años de retraso, el telescopio James Webb fue enviado al espacio para revolucionar la forma en que miramos el universo...