• Inicio /
  • La verdad de la mentira en la política

La verdad de la mentira en la política

¿Puede, incluso, llegar a existir un espacio para la hipocresía y la decepción en los sistemas políticos democráticos?

La inconveniente afinidad entre la política y la tendencia a no decir la verdad es, desde hace mucho tiempo, ampliamente reconocida y denunciada. Nuestra respuesta ante esta incómoda relación oscila entre la indignación moral y el realismo inmoral. Sin embargo, ¿corresponde siquiera que nos preguntemos qué tipo de funciones podría llegar a tener la mentira en la esfera política para aliviar una condena moralista y evitar que caigamos en el cinismo y la desesperanza? ¿puede, incluso, llegar a existir un espacio para la hipocresía y la decepción en los sistemas políticos democráticos? Para acercarse a estas respuestas, Jay examinó la obra de grandes pensadores como Platón, San Agustín, Hannah Arendt y Leo Strauss, reconociendo que los argumentos de estos filósofos tienen relación con sus definiciones del campo político, lo que determina sus actitudes en torno a la idea de la mentira en la política.

QUIENES PARTICIPAN

Imagen de moderador
Martin Jay

Profesor en la Universidad de California en Berkeley (EE.UU.). Sus investigaciones se centran en la historia de la intelectualidad de la Europa moderna, la teoría crítica…

Leer más

OTROS CONTENIDOS QUE PUEDEN INTERESARTE

Imagen

Conversación de Pablo Chiuminatto con Selva Almada

La obra de Selva Almada ha irrumpido con fuerza en la escena literaria argentina en los últimos años...

Imagen

El big data cósmico

Los cielos del norte de Chile están considerados como los mejores del mundo para hacer astronomía, lo que ha convertido a nuestro...

Imagen

Ecología para un mundo mejor

El bienestar de nuestra población depende de los bienes y servicios que nos provee la diversidad biológica. Sin embargo, muchas especies...

Imagen

Apología de los eclipses

El 2 de julio de 2019, a las 16:38, el Sol desapareció tras el disco lunar durante dos minutos y catorce segundos para los habitantes...