Iluminando la vida

La GFP revolucionó las ciencias biológicas al permitir observar el interior de células vivas

La historia del descubrimiento y desarrollo de la proteína fluorescente verde (GFP) por el cual Martin Chalfie recibió el Premio Nobel junto a Roger Tsien y Osamu Shimomura es un ejemplo de cómo los grandes avances científicos ocurren a partir de descubrimientos accidentales, ignorando supuestos previos y tomando riesgos. “Puedes observar mucho mirando”, dijo Yogi Berra, gran jugador norteamericano de baseball. La frase hace sentido también en las ciencias. Hasta los años ‘90, los biólogos sólo podían mirar bien las células de ejemplares muertos, con métodos que permitían dar sólo un vistazo a lo que estaba sucediendo. La GFP revolucionó las ciencias biológicas al permitir observar el interior de células vivas. ¿Dónde exactamente se encuentran las proteínas dentro de las células? ¿Cómo cambia su actividad a través del tiempo en células normales y en aquellas tumorales, cómo se organizan los tejidos? Son algunas de las preguntas que se pueden responder gracias a la GFP, permitiendo así observar la célula en su totalidad, estudiarla y manipularla

QUIENES PARTICIPAN

Imagen de moderador
Martin Chalfie

Premio Nobel de Química (2008) por el descubrimiento y la aplicación de la Proteína Verde Fluorescente (GFP). Profesor del…

Leer más

OTROS CONTENIDOS QUE PUEDEN INTERESARTE

Imagen

Juventud y participación política

Les llaman millennials y post-millennials o generación Y y Z, no pocas veces en forma despectiva. Pero lo cierto es que son estos grupos demográficos...

Imagen

Sabor a ciencia

Teatro científico argentino

Imagen

Redefinir lo humano

El siglo XXI está exigiendo con urgencia nuevas miradas sobre las humanidades, que parecen haber sustituido la torre de marfil por la especialización y la tiranía de los papers...