El placer de entender

Pareciera que el hábito de preguntar surge del placer de entender, y compartir lo aprendido con los demás también suele ser placentero

Un físico teórico se lo pasa pensando en cosas que no tienen ninguna importancia práctica: si el universo tuvo un comienzo, ¿cómo pudo ser? ¿de dónde salió todo? ¿por qué el universo no siguió indefinidamente sin existir? Aunque algunas preguntas son más “concretas”, como: ¿por qué el espacio tiene 3 dimensiones y no 17 o 2? o bien ¿qué pasa si uno se cae a un hoyo negro? Pareciera que el hábito de preguntar surge del placer de entender, y compartir lo aprendido con los demás también suele ser placentero, como cuando un niño descubre algo y quiere contárselo a todos. Debe haber algo muy básico en el cableado de nuestro cerebro, algo muy adictivo, que ha permitido acumular y multiplicar socialmente el conocimiento, desde el uso del fuego hasta la biotecnología. Una adicción difundida entre los científicos y los niños, pero que podría estar presente en toda la población.

QUIENES PARTICIPAN

Imagen de moderador
Adriana Valdés

Ensayista, crítica literaria y traductora. Docente e investigadora universitaria. Autora de Composición de lugar, escritos sobre cultura (Ed. Universitaria, 1996) Enrique Lihn…

Leer más
Imagen de moderador
Jorge Zanelli

Estudió en la U. de Chile y obtuvo su doctorado en la U. del Estado de Nueva York (EE.UU.) y su postdoctorado en el Centro Internacional de Física Teórica…

Leer más

OTROS CONTENIDOS QUE PUEDEN INTERESARTE

Imagen

Nudos de la alimentación contemporánea

La alimentación y sus expresiones en los modos de vida es un fenómeno que adquiere cada vez mayor importancia en el mundo...

Imagen

Pandemia y Postpandemia

El rol de la cultura y las artes

Imagen

Puerto de Ideas 2011 – 2015


Este libro recoge trazos que, al mismo tempo, son marcas del pasado, y que como todo objeto lanzado al porvenir, reservan un fragmento de historia para las futuras audiencias...