El fascismo latente

Un dispositivo que aspira a la legitimidad alimentando la desconfianza

Hablar de la crisis de la democracia es hablar de la historia de la democracia. No es que este sistema político haya estado siempre en peligro, sino que es un régimen volcado a su propia denuncia. Un dispositivo que aspira a la legitimidad alimentando la desconfianza. La amenaza de nuestro tiempo no es menor. No se trata de una crisis más. Umberto Eco hablaba de un fascismo eterno, de la inclinación a una política exaltada que, encumbrando a un líder y abrazando tradiciones, pretende anular el pensamiento. Hoy, estamos ante ese peligro. O al menos así lo argumenta el filósofo contemporáneo holandés Robert Riemen en su ensayo, razonablemente exagerado, El eterno retorno del fascismo. ¿Qué factores conspiran actualmente no solo contra las instituciones liberales sino también contra los presupuestos del debate y la convivencia pluralista?

QUIENES PARTICIPAN

Imagen de moderador
Jesús Silva-Herzog

Licenciado en Derecho por la U. Nacional Autónoma de México y cientista político de la U. de Columbia, en Nueva York. Actualmente es profesor en la Escuela de…

Leer más

OTROS CONTENIDOS QUE PUEDEN INTERESARTE

Imagen

La alimentación del futuro

Cambios en los hábitos de consumo están poniendo a prueba la capacidad de nuestros sistemas alimentarios...

Imagen

El significado de la belleza

Cuando experimentamos algo bello, como una pintura o una pieza musical, se “enciende” una región específica en el cerebro...

Imagen

Elogio de la duda, contra los “traficantes” de certezas

Imagen

¿La fuente de la eterna juventud?

A principios del siglo veinte la esperanza de vida en los países más desarrollados era de alrededor de cuarenta años. Hoy...